El barrio tacorontero de San Jerónimo recuperó este domingo un viejo camino carretero con la culminación de un proceso de trabajo vecinal realizado junto al Ayuntamiento de Tacoronte y la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales del Cabildo de Tenerife.

Más de 60 personas se reunieron para celebrar una jornada de trabajo colaborativo con el objetivo de dejar expedito el camino histórico. Las personas y entidades participantes valoran de manera muy positiva la experiencia, que pone el acento en la corresponsabilidad en relación con el rescate, la conservación y la promoción del patrimonio colectivo

Desde las siete de la mañana del pasado domingo vecinos y vecinas, técnicos municipales, concejales del Ayuntamiento de Tacoronte, y personas voluntarias ajenas al barrio, acudieron a la llamada de la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales del Cabildo de Tenerife. Azadas, rastrillos, podonas, tijeras de poda, carretillas y otros útiles se reunieron a la entrada del Callejón Grande, en la confluencia con el Barranco de San Jerónimo y el Camino de los Perales.

La importancia del Callejón Grande en el marco de la red de caminos del Nordeste de Tenerife, se debe a que fue una vía con ancho suficiente para el paso de carretas que acarreaban todo tipo de mercancías hasta la apertura de la carretera general y más tarde la llegada del tranvía. La mejora de las comunicaciones insulares poco a poco fue haciendo que el Callejón cayera en el olvido, pese a que todavía fue utilizado durante décadas por la vecindad de San Jerónimo para subir y bajar hasta el barrio. Luego la vegetación lo abrazó hasta ocultarlo. La reciente renovación de la Asociación Vecinal El Chaboco, creada en 1999 y reactivada en 2016, ha propiciado que se recupere la antigua aspiración vecinal de rescate del Callejón Grande de San Jerónimo.

Todo ello, en el marco de un proyecto más general denominado Cuidado Comunitario del Patrimonio, que se promueve junto a otras organizaciones y personas a título particular con la colaboración del Ayuntamiento de Tacoronte, puesto que se pretende extender a otros sectores del municipio, ahondando en la idea de hacer corresponsable a la ciudadanía de la recuperación y el mantenimiento del espacio público, especialmente de aquél que posee valor patrimonial y puede volver a centrar el interés y uso de la comunidad. Esta acción es una iniciativa de los vecinos y vecinas de San Jerónimo, cuyo objetivo es recuperar el tránsito y uso vecinal que este camino tuvo hasta hace muy poco tiempo.

Con la recuperación de este tramo del antiguo camino, muy valioso para el municipio de Tacoronte por ser de las pocas vías de comunicación que mantienen algunos de sus elementos originales (albarradas, empedrado, chabocos en su paso por el barranco de San Jerónimo, etc.), se proporcionará al barrio otra vía de acceso posible y se promocionará un espacio para actividades recreativas y deportivas, fomentando hábitos saludables y activando la vida comunitaria. Asimismo se ha implicado a las personas mayores del barrio para que sean protagonistas del rescate de la parte vivencial del Callejón, aportando imágenes y testimonios con los que avanzar en el proyecto de Cuidado Comunitario del Patrimonio y en la iniciativa más específica promovida en San Jerónimo denominada Círculo de la Memoria.

La actividad ha sido apoyada por la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales del Área de Sostenibilidad, Medio Ambiente, Aguas y Seguridad del Cabildo de Tenerife, encomendada a la empresa IDECO, junto a la Concejalía de Juventud y Voluntariado del Ayuntamiento de Tacoronte, entidades con las que la Asociación Vecinal El Chaboco ha firmado un acuerdo de colaboración para el desarrollo de más iniciativas similares durante el presente año.

También ha participado alumnado en prácticas de la Universidad de La Laguna, con la que se mantiene un convenio y se desea profundizar en el conocimiento y la promoción de los elementos patrimoniales de San Jerónimo. Protección Civil de Tacoronte facilitó asimismo la seguridad de las personas participantes, entre las que se encontraban muchos niños y niñas y familias enteras.

Volver