El Cabildo de Tenerife ha comenzado a suministrar material deportivo adaptado a los 58 centros que forman parte del II Plan Insular de Deporte Adaptado (PIDA), iniciativa que cuenta con la colaboración de la Obra Social la Caixa, y cuyo objetivo es fomentar la actividad física entre las personas con discapacidad de la Isla. El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, la consejera de Deportes, Cristo Pérez; el consejero delegado de Ideco, Eusebio Díaz; la coordinadora del PIDA, Carmen Rosa García y el gestor territorial de Fundación Bancaria la Caixa, Mauricio González, asistieron a la entrega del material al Centro de Educación Especial Hermano Pedro (Santa Cruz de Tenerife).

Carlos Alonso explica que “una de las peticiones que nos realizaron los centros el año pasado fue la necesidad de contar con material deportivo adaptado para poder desarrollar diferentes actividades, por lo que este año incluimos en el PIDA una línea para que dispongan del mismo. Con ello tratamos de facilitar la actividad en los propios centros sin necesidad de que se tengan que desplazar a otros lugares”.

Por su parte, Cristo Pérez explica que “el II PIDA contempla diversas líneas de actuación que hemos consensuado con los centros y los profesionales. El objetivo es aumentar la actividad física en los centros y mejorar la formación a través de un programa de maestría en inclusión de personas con discapacidad en actividades físico deportivas”. Además de la adquisición de material deportivo adaptado, Pérez explicó que también se prevé “un ciclo de conferencias y la puesta en marcha de un proyecto de voluntariado deportivo y voluntariado corporativo con empresas”.

El II PIDA se desarrolla a través de la empresa pública Ideco y se enmarca dentro de la estrategia Tenerife 2030 del Cabildo para conseguir una Isla más preparada, activa, solidaria y cohesionada a través del impulso de la educación, la cultura, el deporte, el emprendimiento, la innovación y la tecnología. Sus objetivos son generalizar la práctica del deporte y la actividad física para las personas con discapacidad en un entorno inclusivo y en un marco próximo a su contexto social y familiar; garantizar el acceso, uso y disfrute a las instalaciones deportivas; impulsar la formación inicial y continua especializada en actividad física adaptada; y descentralizar la práctica deportiva.

Volver